Emprendimiento y mujer, ¿cuáles son nuestros talones de aquiles?

Emprendimiento y mujer, ¿cuáles son nuestros talones de aquiles?


Con ocasión del día de la Mujer aquí comparto unas reflexiones sobre nuestra faceta como emprendedoras. Durante las últimas tres semanas he tenido la suerte de realizar el programa que organiza la Aceleradora Mentor Day y que os recomiendo a quienes deseen llevar sus startups a otra dimensión en un plazo récord. Entre los mejores aprendizajes, está este que comparto aquí.

Los estudios que han analizado el perfil del emprendedor de éxito concluyen que éste depende de cuatro factores:

  1. OPORTUNIDAD: Es decir su capacidad de comprender el entorno e identificar en él oportunidades.
  2. PREPARACIÓN: Tener los conocimientos necesarios para poder montar y gestionar una empresa con éxito.
  3. RED DE CONTACTOS: Necesaria para poder establecer un proyecto, pues sin buenos partners, proveedores, contactos en instituciones, bancos, etc. no es posible establecer un negocio.
  4. VALENTÍA: No tener miedo al fracaso pues este nos atenaza e impide progresar. El ratio de fracaso en el emprendimiento es altísimo, pero la experiencia muestra que la mayoría de los empresarios de éxito antes de alcanzar éste, vivieron una o más experiencias de fracaso.

De estos cuatro aspectos las mujeres solemos ser buenas en el primero y el segundo. Ambos tienen que ver con la formación y el estudio y, ya se sabe que, a la mayoría, en eso no nos gana nadie. Somos aplicadas y técnicamente bien formadas.

El mito del talón de Aquiles sirve para explicar la necesidad de protegernos frente a nuestros aspectos más débiles. La diosa Tetis tuvo un hijo con un hombre mortal, al que llamaron Aquiles. Tetis sabía por una profecía que su hijo lograría ser un héroe, pero moriría joven y decidió a cambiar su destino y para ello lo baño en la laguna Estigia, cuyas aguas otorgaban el don de la inmortalidad, sujetándolo por el talón, que al no mojarse se convirtió en el punto vulnerable de Aquiles.  Aplicado este mito a nosotras las mujeres y el emprendimiento, es importante que tomemos consciencia de que la mayoría de nosotros tenemos dos talones de Aquiles: descuidamos la construcción de una red de contactos y dejamos al miedo que nos ate.  Y razones tenemos para que así sea: nuestra dedicación al hogar, los hijos y padres; nuestra genética que nos predispone a evitar el riesgo para “preservar la especie” y otras culturales, que mucho tienen que ver con la educación y la sociedad en la que hemos crecido.

Y como para cambiar algo, lo primero es comprender lo que hay que cambiar, con ocasión de nuestro día, invito a todas las mujeres miembros de mi red a reflexionar sobre este tema: ¿inviertes suficiente tiempo en construir tu red profesional? ¿Qué te impide emprender? ¿Hay algo que te atenace? ¿Puede ser que el miedo (a no tener éxito, no saber hacerlo, no hacerlo bien, etc.) sea la razón que te esté impidiendo convertir en empresa esa buena idea que hace años que te ronda?

Protege tus talones, que no te ate el miedo, que tu tiempo no se dedique sólo al estudio, que tu red se fortalezca para llegar más lejos y que tus sueños se hagan realidad.

Feliz día de la mujer trabajadora.

 


Posts relacionados